Pruebas A/B: tu clave para optimizar la conversión

La importancia de las pruebas A/B para las empresas de comercio electrónico

El hacking de crecimiento y conversión desempeña un papel crucial en el marketing online. Hay muchas formas de que las empresas de comercio electrónico aumenten sus tasas de conversión y mejoren sus cifras de ventas. Una herramienta muy eficaz para ello son las pruebas A/B. En este artículo, te mostraremos por qué las pruebas A/B son tan importantes en el sector del comercio electrónico y cómo puedes utilizar este método en tu empresa.

¿Qué son las pruebas A/B?

Las pruebas A/B, también conocidas como pruebas de división, son un método para optimizar los sitios web. En una prueba A/B, se crean y comparan dos o más versiones de un sitio web. Los visitantes del sitio web se distribuyen aleatoriamente entre las distintas versiones y se analiza su comportamiento. Esto te permite averiguar qué variación funciona mejor y consigue el mayor índice de conversión.

Las ventajas de las pruebas A/B de un vistazo

  • Resultados claros: Con las pruebas A/B, puedes obtener resultados claros y basados en datos. Puedes ver exactamente qué versión de tu sitio web consigue los mejores resultados.
  • Reducción del riesgo: Hacer cambios en tu sitio web puede ser arriesgado y conducir potencialmente a una pérdida de ventas. Con las pruebas A/B, puedes minimizar estos riesgos probando los efectos de los cambios antes de implementarlos.
  • Experiencia de usuario mejorada: Las pruebas A/B te permiten averiguar qué elementos de diseño, textos o funciones prefieren tus visitantes y mejorar la experiencia de usuario de tu sitio web sobre esta base.
  • Mayor tasa de conversión: Optimizando tu sitio web con pruebas A/B, puedes aumentar la tasa de conversión de tu sitio web y generar más ventas.

Buenas prácticas en las pruebas A/B

Las pruebas A/B pueden ser muy eficaces si se hacen correctamente. Estas son algunas de las mejores prácticas que debes tener en cuenta al realizar pruebas A/B:

1. definir objetivos claros

Antes de realizar una prueba A/B, debes definir unos objetivos claros. ¿Qué quieres mejorar? Puede ser la tasa de rebote, la tasa de clics o la tasa de conversión, por ejemplo. Asegúrate de que tus objetivos son mensurables para que puedas determinar claramente los resultados de tus pruebas.

2. prueba sólo una variable por prueba

Si pruebas varias variables al mismo tiempo, no podrás determinar exactamente qué cambio condujo a los resultados observados. Por tanto, sólo debes cambiar una variable por prueba.

3. utilizar datos suficientes

Para obtener resultados significativos de las pruebas, necesitas una cantidad suficiente de datos. Esto significa que necesitas tener suficientes visitantes en las distintas variantes de página para obtener resultados estadísticamente significativos.

4. realizar la prueba el tiempo suficiente

Las pruebas A/B necesitan tiempo para ofrecer resultados significativos. Si terminas la prueba demasiado pronto, puedes llegar a conclusiones erróneas.

5. confía en tus datos

Por último, siempre debes confiar en tus datos y no sacar conclusiones precipitadas. Aunque los resultados de una prueba A/B no cumplan tus expectativas, debes confiar en los datos de la prueba y tomar tus decisiones sobre esta base.

Conclusión

Las pruebas A/B son una potente herramienta para optimizar los sitios web de comercio electrónico y aumentar las tasas de conversión. Al realizar pruebas A/B, puedes tomar decisiones informadas y basadas en datos, y reducir el riesgo de errores. Con las mejores prácticas anteriores, puedes asegurarte de que tus pruebas A/B produzcan resultados eficaces y satisfactorios.

Fuentes:
http://www.optimizely.com/de/ab-testing
http://www.conversionxl.com/ab-testing-guide
http://www.marketing-interactive.com/features/best-practices-ab-testing-must-always-follow
http://www.forbes.com/sites/forbesagencycouncil/2017/02/03/15-common-mistakes-companies-make-with-a-b-testing

Escriba un comentario